• Denominación de Origen, un largo camino recorrido hace 90 años

  • Denominación de Origen, un largo camino recorrido hace 90 años

    El pisco es uno de los productos, o bebida espirituosa, que más réditos le ha traído a la agroindustria chilena, en especial en la región de Coquimbo. Premios a nivel internacional y mundial, prestigio en los principales mercados, y marcas reconocidas en todos los rincones del planeta, son la tónica que rodea a esta actividad que genera, anualmente, ganancias por varios millones de dólares.

    Este 2021 es especial para el Pisco en Chile, ya que se cumplen 90 años de la Denominación de Origen que fue dictada en 1931 por el presidente Carlos Ibáñez del Campo, quien emite el decreto n°181, entregando dicho título al “aguardiente producido y envasado, en unidades de consumo, en las regiones III y IV del país, elaborado por destilación de vino genuino potable proveniente de las variedades de vides, que se determina el decreto N° 521, plantadas en dichas regiones”.

    La razón de esta medida fue el prestigio y fama que habían logrado los productores del Norte Chico, gracias al esfuerzo por elaborar productos de mayor calidad, a lo largo de los años. Las Exposiciones Universales y los registros de marcas contribuyeron a fortalecer esta fama, lo cual facilitó la compilación de antecedentes suficientes para fundamentar la delimitación del pisco como Denominación de Origen.

    A partir de entonces, sólo se puede utilizar el nombre de pisco para los aguardientes elaborados en los valles de Copiapó, Huasco, Elqui, Limarí y posteriormente Choapa.

    UN POCO DE HISTORIA

    La delimitación de la DO Pisco fue el resultado de un largo proceso histórico-cultural, signado por el interés de los viticultores chilenos por elaborar vinos y aguardientes.

    La vid llegó a Chile en el segundo tercio del siglo XVI con los conquistadores españoles. Encontró un nicho ecológico adecuado y prosperó rápidamente en la región. Pronto se comenzaron a elaborar los vinos y, poco después, aguardientes.

    En la zona central de Chile se difundió la costumbre de elaborar aguardientes a partir de borras y orujos. La idea era aprovechar al máximo el producto de la vid para bajar los costos y asegurar la rentabilidad de la industria en tiempos complicados por la falta de caminos, rutas comerciales y redes de distribución. El tema fue documentado detalladamente en registros oficiales, como el padrón de aguardiente de 1777, tal como se estudia en otra parte.

    Y a la región, la vid llegó en el segundo tercio del siglo XVI, traída por los conquistadores españoles. Estos comenzaron a fundar rápidamente las ciudades de Perú (1532) y Chile (1541). Y en ambos territorios comenzaron a cultivar las primeras viñas en forma casi simultánea.

    Tempranamente se fundó La Serena (1544), para facilitar las comunicaciones entre Perú y Chile. Pronto comenzó el cultivo de la vid y la elaboración de vinos y aguardientes en los valles del Copiapó, Huasco, Elqui y Limarí.

    El presidente Carlos Ibáñez del Campo otorgó, a través de un decreto, la Denominación de Origen del Pisco

    PISCO CHILENO

    En el caso del pisco chileno, la principal uva usada es la Moscatel, en diversas variedades, y, en menor medida, la Pedro Ximénez y la Torontel. La normativa chilena rechaza la uva país, que comparte origen con la Quebranta, y cualquier otra variedad no expresamente considerada como «uva pisquera».

    En Chile existen cuatro clases oficiales de piscos, de acuerdo a su graduación alcohólica mínima:

    Se destila a alrededor de 70º grados y luego se hidrata con agua desmineralizada para ajustar su graduación a la deseada, tal como se hace en la elaboración del singani, el vodka y el whisky. La graduación alcohólica del aguardiente chileno varía regularmente entre los 30° y 50°, siendo más populares y consumidos aquellos de entre 35° y 40°.

    Desde los comienzos de la república de Chile, el pisco ha tenido fama mundial gracias a las uvas que se dan en las regiones de Atacama y Coquimbo.

    CONTROVERSIA

    Hay una diferencia sobre la legitimidad del uso de la Denominación de Origen, en referencia al aguardiente de uvas producido en Chile y en Perú.4​ Al respecto, existe una diferencia histórica entre ambos países. Chile sostiene que ambos tienen derecho a usarla, mientras que Perú reclama que el nombre es una denominación de origen exclusiva.

    A nivel internacional, diversos países se han pronunciado respecto a esta situación reconociendo la DENOMINACIÓN PISCO a favor de Chile.

    Así, por ejemplo, la Unión Europea, conforme a una declaración conjunta con Chile, integrante del Acuerdo de Asociación entre ambos de 2002, reconoció la denominación de origen Pisco para uso exclusivo de productos originarios de nuestro país.

    La historia del pisco es emocionante, llena de aventura de conquistadores y de como se fue construyendo Chile, en especial en nuestra región de Coquimbo. Estamos seguro que esta industria seguirá trayendo beneficios y prestigio a nuestro país.

     

    Además conoce las propiedades cicatrizantes de la papaya

     


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.