• Déficit de naturaleza en Pandemia: ¿Cómo afecta a los niños y niñas?

  • Déficit de naturaleza en Pandemia: ¿Cómo afecta a los niños y niñas?

    A causa del coronavirus, muchas zonas a lo largo del país y el mundo se encuentran en cuarentena o confinamiento en los hogares. Esto implica que familias completas deben convivir en un espacio determinado sin la posibilidad de salir. Además, la mayoría de las áreas verdes están cerradas. Entonces surge el dilema de cómo hacer que mi hija o hijo tenga contacto con la naturaleza en pandemia.

    Desde el punto de la psicología ambiental, el encierro genera una inactividad psíquica. Este trastorno es común en tiempos de pandemia. Dado que, la gente tiene la sensación de estar todos los días viviendo la misma rutina. Se genera el efecto de un letargo psicológico, explica Andrea Sanhueza.

    “La naturaleza es parte de las relaciones humanas. El contacto social, las actividades, la interacción con el ambiente externo se ve afectado a causa de esta pandemia”.

    Explicó la psicóloga Infanto – Juvenil del Hospital Clínico Universidad de Chile, Andrea Sanhueza.

    Sin embargo, Sanhueza afirmó que a causa del confinamiento la gente ahora valora cosas que antes pasaban inadvertidas. Como es mirar por la ventana o escuchar el canto de los pájaros. Por otro lado, existen actividades que pueden suplir, en cierta medida, este poco contacto con la naturaleza:

    La psicóloga, Patricia Paulsen, menciona que el contacto sensorial con estímulos naturales generan una persepción sensorial para los niños. Para muchos, sentir el viento, el sol, tocar el pasto, las hojas o sentir el olor de las flores, ayuda en la relajación.

    “Los niños son muy suceptibles a los estímulos externos. Para ellos, el contacto es súper importante y significativo. Claramente les afecta el encierro en su necesidad de exteriorizar y sus energías”.

    afirmó Andrea Sanhueza.

    Además, Andrea Sanhueza aclara que los niños son más adaptables a diferencias de los adultos y recomienda el contacto visual. Es decir, hacer que los niños vean naturaleza. Ya sea mirando hacia afuera de la casa, por la ventana; o de manera virtual a través de los dispositivos tecnológicos, fotos, videos o por documentales sobre naturaleza.

    El sobreproteccionismo

    Un factor clave de la disminución de los niños y su contacto con la naturaleza en la pandemia son los padres. Según Paulsen, los papás hoy en día no le dan la oportunidad de salir a jugar con la naturaleza por su miedo a contraer enfermedades, riesgos de lesión y actualmente, posible contagio de Covid-19.

    Ambas expertas afirman que los padres tienen la responsabilidad de hacer que sus hijos continúen en contacto con la naturaleza. Esto se puede realizar a través de actividades dentro del hogar como fuera.

    Transtorno del Espectro Autista: Pañuelo azul

    Para las comunas de Chile que aún se encuentran en cuarentena, existe la opción para que la gente que tiene autismo pueda salir y tener contacto con la naturaleza durante la pandemia. Con un pañuelo azul, las personas tienen la posibilidad de salir de sus hogares y caminar por su vecindario.

    “Los niños que padecen de este trastorno necesitan tener espacios de interacción fuera de la casa. Al salir y tener contacto con la naturaleza, adquieren experiencia y un proceso de aprendizaje muy potente. Por lo tanto, permite resolver otros problemas posteriores”.

    Patricia Paulsen, psicóloga especialista en Trastorno del Espectro Autista.

    Realizado por @cualestuhuella

    Te puede interesar: Panoramas y espectáculos on line en pandemia, ¿paradigma cultural?