• Antakari: un paseo al pasado

  • Antakari: un paseo al pasado

    Ruta Antakari: Un sendero por conquistar

    Antakari (“Gran hombre de cobre” en lengua Inca) es un viaje a la génesis de la Región de Coquimbo. Entre escarpados cerros de color cobrizo y el vivo verde los Valles del Elqui y Limarí, se esconde nuestro patrimonio. Culturas como las de los Molles, Diaguitas e Incas, respetuosamente utilizaron estos sinuosos caminos para ir de Vicuña hasta Andacollo, por lo que sus 120 kilómetros de extensión están cargados de hitos históricos y arqueológicos.

    Antakari allá vamos

    Antes de partir al encuentro de este retirado Chile, la primera parada es en la localidad de Vicuña, cuna de Gabriela Mistral. Allí el turismo está en función a la vida y obra de la premio nobel, por lo que los imperdibles de visitar son el Museo que lleva su nombre y la Casa de la Cultura, hoy convertida en biblioteca y centro de encuentro artístico. A estos puntos se suman la Plaza de Armas, considerada como una de las más bellas del Norte Chico, y el ‘Templo de la Inmaculada Concepción’.

    A 9 kilómetros al nororiente de Vicuña, -debido a su ubicación privilegiada y la pureza de su atmósfera-, encontrarás los cielos más limpios del mundo. Aquí es posible ver el brillar de las estrellas de cerca, ya que el ‘Observatorio Astronómico Mamalluca’ tiene un interesante tour guiado, donde casi podrás tocar los astros. Para avanzar en la travesía, desde allí debes seguir hacia el ‘Fundo La Compañía’ y continuar por la Ruta D-445 hasta llegar al hito ‘Portezuelo Mirador Valle del Río Elqui’. Acá, prepara tu cámara para fotografiar las mejores panorámicas de Vicuña.

     ¡Alerta de Dinosaurios!

    A unos 25 kilómetros al sur, ya en la comuna de Río Hurtado, específicamente en la localidad de ‘San Pedro Norte’, el ‘Monumento Natural Pichasca’ nos da la bienvenida al Chile prehistórico. En esta zona se encontró los primeros fósiles de dinosaurios de nuestro país, por lo que uno de los atractivos del lugar es la gigante réplica del Titanosaurio. Desde este punto, podrás seguir por el ‘Sendero de Chile’, que recorre la ladera norte del Río Hurtado, desde ‘San Pedro de Pichasca’, pasando por ‘Las Minillas’, hasta llegar a ‘Samo Alto’, donde inicia la ruta arqueológica ‘Las Tinajas’, ‘Quebrada El Romerito’ y ‘El Maray’, la que relata cómo era la vida de nuestros ancestros a través de petroglifos antropomorfos y geométricos.

    Ya en la tercera y última parte del circuito, podrás elegir entre dos caminos para llegar a Andacollo: una es la Ruta D-457 o ‘Cuesta de Piedra’, escenario de árboles milenarios como el quisco, el espino y el algarrobo, hasta dar con la comunidad “El Cabrito”, zona donde aún se realizan carreras “a la chilena”. Y si a esta altura el hambre te está matando, recomendamos visitar ‘Chepiquilla’ y disfrutar de la gastronomía elaborada en cocinas solares. Pero si decidiste ir por la “Cuesta Corral Quemado” uno de los atractivos es el ‘Observatorio Turístico Astronómico Collowara’ (“Lugar de Estrellas” en mapudungun) situado en el cerro ‘El Churqui’, y a sólo 3 km de ahí, llegamos al centro de Andacollo, comuna que recibe cada año miles de fieles para festividad de la Virgen del Rosario (23,24,25,26, y 27 de diciembre), símbolo de la hibridación cultural de dos mundos que aun cohabitan.