• Mauricio Toro Goya: “Mi obra retrata temas sociales de los que nadie habla”

  • Mauricio Toro Goya: “Mi obra retrata temas sociales de los que nadie habla”

    Toro

    El aprendiz de Sergio Larraín conversó sobre su exhibición en el Museo de Bellas Artes. Además de su proyectos para el 2017, en los que figuran exposiciones, publicaciones y filmaciones por Sudamérica, México y Estados Unidos.

    Siendo uno de los fotógrafos contemporáneos más destacados que ha visto crecer  la Región de Coquimbo, Mauricio Toro Goya (Vallenar, 1970) se ha posicionado en Chile y el extranjero por su importante trabajo, el cual rescata procedimientos fotográficos antiguos como el ambrotipo, y por su estrecho contacto con el desarrollo cultural, publicando veintiún libros y numerosas exposiciones sobre su obra y el de otros colegas, como Sergio Larraín (2015), Paz Errázuriz (2016) y Luis Weinstein (2017) en el marco del Festival ARC; además de realizar un sinfín de talleres alrededor del mundo y ser nominado dos veces a la beca Magnum.

    Desde muy pequeño y gracias a su madre Ruth Goya, Mauricio creció en estrecho contacto con este arte, pues fue en su casa de Santiago donde tuvo su primer y gran vínculo con el mundo de las imágenes. Allí conoció los procedimientos químicos y con sólo 10 años, “hice mi primera cámara estenopeica y revelé mi primera foto. Entrar a un cuarto oscuro y ver la imagen que sale de un papel blanco en la cubeta es mágico y ese acto me marcó para toda la vida”, recuerda.

    Su pasión por las artes visuales fue consagrada el pasado mes de septiembre en el ala norte del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) en Santiago, y cuya convocatoria  congregó a más de 15.000 personas durante los tres meses que duró la Exposición ‘Caprichos: Imágenes Rebeldes”, la que fue replicada más tarde en La Serena. El artista lo define como un proyecto arduo en el que “trabajó durante 5 años con el museo y que reunió, en una curatoría realizada por Andrea Jösch, 10 años de investigación. Fue una exposición significativa porque quería exhibir mi trabajo en un recinto público como el MNBA, donde pudiera acceder cualquier persona. Además fue la primera exposición temporal –después de 7 años- que tuvo un programa de mediación con el público, lo que fue bastante interesante”, confiesa.

    En su búsqueda, Mauricio se sumerge y retrata temas sociales de los que “nadie habla o evita hablar y eso es lo que atrae. Mi obra es tremendamente provocadora, indaga y pone en cuestionamiento la religión, la política y el comportamiento social de las comunidades”; asegurando de que “el arte no está hecho sólo para el goce estético, esa es una idea neoliberal de la que estoy en desacuerdo. El arte es una herramienta política y social que el artista debe usar para manifestar lo que piensa del momento y el lugar en el que vive”.

    Para este año, una larga lista de actividades y viajes por Chile, Uruguay, México y Estados Unidos encabezan su agenda. A partir de marzo, Toro Goya inaugurará la exposición ‘Caprichos: Imágenes Rebeldes’ en el Centro Fotográfico de  Montevideo, para luego trasladarse a Nueva York y presentar en uno de los museos más importantes del mundo, el libro de dicha obra; además “comenzaré a filmar mi nuevo cortometraje, que trata de una madre y su hija que llegan a Nueva York al exilio y que esperan que acabe la dictadura de Pinochet para regresar”. Durante junio, Mauricio planifica viajar a Valparaíso para desarrollar ‘La mesa de los pecados’, el cual “habla de la relación de los chilenos con los inmigrantes desde el tiempo de la Colonia hasta la actualidad. A final de año publicará su libro en Chile y el 2018 en Nueva York”. Dentro de su programa, también figura una exposición en México y la realización de otro proyecto fotográfico que trata el tema de las guerrillas.


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.