• Natalia Corvetto y Oscar Hauyon: se atreven con la mezcla de sonidos

  • Natalia Corvetto y Oscar Hauyon: se atreven con la mezcla de sonidos

    Natiayoscar

    La innovación es algo que agradecemos los fanáticos de la música y los artistas de la región tienen mucho talento para eso. Conocimos a dos exponentes de nuestra escena musical, quienes han destacado por su brillante fusión de sonidos.

    Un viaje al Puerto Pirata

    En el histórico barrio capitalino Matta Sur, precisamente en una casa con desteñida fachada amarilla, Natalia Corvetto construyó un paraíso donde cualquier coquimbano que llega a este lugar, inmediatamente se siente en casa. Quizás la tranquilidad de las paredes blancas, el amor por el entorno, representado en sus muebles hechos con material reciclado, o simplemente el cálido gesto de la anfitriona, quien con una taza de té en sus manos hace un “salud” por nuestro encuentro, me teletransportan a la Región Estrella.

    Hace seis años esta joven profesora coquimbana llegó a Santiago, en ese entonces, sus aspiraciones eran de ser aprendiz del destacado músico nacional, Moncho Romero, pero al poco tiempo ya sacaba aplausos en cada uno de los escenarios que se presentaba. Uno de los más importantes, y quizás el que motivó la producción de su primer álbum, fue el Festival de Jazz de Las Condes; instancia donde muchos de los asistentes le exigieron un material propio. Hoy Natalia se lanza con su primer disco.

    “Hilos Invisibles” es el primer single disponible para descarga y, es el producto de una creación íntima y meditada de esta cantautora coquimbana. Este sencillo habla sobre su proceso de dejarlo todo y luchar por su sueño en la música. Su disco debut es una hibridez de sonidos tímbricos, mezclando el jazz, el pop y ritmos afrolatinos, que en su conjunto producen una armonía de sensaciones. Si quieres escucharlo visita https://soundcloud.com/nataliacorvetto.

    Un viaje al futuro

    Con Oscar Hauyon acordamos hablar por teléfono, ya que nuestras agendas no compatibilizaban, pero cuando me habla de su nuevo disco “La Trampa de la Evolución”, viajamos juntos al futuro. El reciente trabajo de este músico de origen ovallino, es una ópera rock que relata las vivencias de un personaje sintético, pero dotado de emociones, quien habita en un mundo post-humano y distópico. “Imaginen a Wall-E”, confiesa el músico.

    Este es el tercer disco de Oscar (disponible en www.oscarhauyon.com), un material auténtico y de buen gusto. Sin duda, el talento del cantautor es heredado de su abuelo Orompello Hauyon, destacado tenor, y de su madre María Isabel Castillo, integrante del Coro Magisterio de Ovalle, por lo que este trabajo tiene un alto valor agregado. La región también está presente en el álbum, gracias a la colaboración de destacados músicos como Álvaro Rojas, banda fusión El Chaleco de Elodie, Carlos Arias y Javier Salazar de Autoclap, y la fascinante Orquesta Filarmónica de La Antena.

    El mestizaje del folclor y la electrónica está armoniosamente plasmado en las 9 canciones que componen su tercer trabajo discográfico. La mezcla de bases sintéticas con elementos cálidos logran transmitir auditivamente el alma de este ser, quien deambula por este mundo post apocalíptico. Para el cantautor, su disco también es una carta de amor al formato álbum, ya que el contenido está interrelacionado con un concepto central y transversal a toda la obra. La fuente de inspiración son muchas, destacando el primer single, que tiene relación con el nacimiento de su hija Isabel, donde él utilizó un sample realizado en base al ultrasonido de su pequeña en el vientre materno, logrando una máxima intimidad en su trabajo.