• Manuel Sánchez Maturana El medallista que inspira a grandes promesas regionales

  • Manuel Sánchez Maturana El medallista que inspira a grandes promesas regionales

    tiroalblanco

    Junto al Club de Tiro Manuel Rodríguez, el ganador del oro en los Odesur 2014, trabaja en la formación y entrega de valores a jóvenes aprendices. Los mismos que vaticinan un futuro prometedor como deportistas.

    Nacido en Sewell – a 64 km de Rancagua- y de corazón porteño, profesor de Artes Plásticas y con gran vocación por la enseñanza, Manuel Sánchez Maturana (59), Seleccionado Nacional en Pistola de Aire, es motivo de orgullo e inspiración para cientos de deportistas chilenos. Cada semana -a través del Club de Tiro Manuel Rodríguez en La Serena (Av. Juan Cisternas con Las Palmeras s/n)- el destacado tirador nacional comparte su conocimiento y experiencia con jóvenes que buscan seguir sus pasos, augurando grandes triunfos en su categoría. Características que les permitirán representar al país y poner en alto el nombre del club en el Campeonato Nacional y Sudamericano de tiro al blanco.

    Uno de los principales objetivos de la sede deportiva y en especial de Manuel, es la incorporación de nuevas generaciones al tiro olímpico, en sus diferentes modalidades: “empiezo a mirar para atrás y no veo a alguien que me siga. Mi labor como motivador es poder entregar a hombres y mujeres, las herramientas necesarias para que crezcan en el deporte y representen al país; y qué mejor si los formé yo”, reflexiona.

    Quienes ingresan a este deporte, hacen de la disciplina y la concentración parte fundamental de su práctica; como Sandra Sepúlveda, Daniela Burgos, Carlos Lambrecht, Maximiliano Cuadra, Juan Pablo Díaz, Ángelo Suárez y Nicolás Rodríguez; quienes disputaron por mantenerse “invictos como Campeones Nacionales. Distinción que hemos ganado 4 años y que nos convierte en el mejor Club Deportivo de Chile”, confiesa Eduardo Rojas Carvajal, presidente de la agrupación. Los vencedores retornarán a Santiago para competir en los Juegos Sudamericano de Tiro, el próximo 29 de noviembre.

    El reconocimiento de un héroe

    A los 18 años y por mera casualidad, el hijo de minero descubre su pasión al participar en unos juegos donde había que arrojar latas a cambio de premios: “Mientras disparaba, un amigo de mis tíos me dijo que tenía buena puntería y me invitó al polígono de tiro del Club Ferroviario de Coquimbo”, recuerda. Habilidad que lo tiene, después de 41 años, con la misma precisión que lo llevo “a disparar 11 balas con 10 tiros en el centro. Con eso, me inicié en el deporte y empecé a ganar en todos los concursos”, comenta Sánchez.

    Experiencia que lo ha llevado a sumar una larga lista de reconocimientos deportivos: Récord Nacional en pistola libre a 50 metros, Campeón Iberoamericano (2016), Deportista Héroe (2014), Mejor jugador en el Campeonato Sudamericano (2014), medalla de oro (2014) y medalla de plata (2010) en los Odesur, 5 años Mejor Deportista, 18 años Campeón Nacional, 9 veces Campeón Sudamericano, 3 veces Bicampeón Sudamericano, 5to lugar en los Juegos Panamericanos y más de 500 medallas que avalan su experticia en el tiro al blanco.

    Al ganar la presea dorada, el IND le otorga la Beca para Deportistas de Alto Rendimiento (Proddar), incentivo económico que le permite estar dedicado 100% a sus aprendices. Los mismos que, llenos de entusiasmo, llegan cada fin de semana al club serenense y ven a su mentor –el deportista más longevo en obtener un oro en los Sudamericanos- como un héroe que sabe de hazañas. Reconocimiento que también es compartido por sus amigos de tiro: “al ver a un líder y aprender de alguien tan exitoso como Manuel, los chicos quieren seguir sus pasos. Esto ha sido un gran beneficio para la región y nuestro club”, afirma afirma el vicepresidente del centro deportivo, Javier Carvajal Ávalos.

    Admiración que llegó hasta la comuna de Punitaqui, cuando el 2015 se creó un nuevo Club de Tiro llamado Manuel Sánchez Maturana, en honor al medallista.


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.