• Hacienda Los Poetas: Un paraíso para la cultura y el turismo rural

  • Hacienda Los Poetas: Un paraíso para la cultura y el turismo rural

    hacienda

    En la comuna de Ovalle, cercano al sector de Alcones, se encuentra este inmueble que, con casi 300 años de historia, aún conserva un antiguo oratorio y un entorno rodeado de árboles centenarios.

    El camino que conduce a la Hacienda Los Poetas nos recibió con una alfombra de pasto verde y cactus que embellecen los cerros, un ambiente cargado de flores y especies nativas que se han levantado después de la lluvia. Una vez en el lugar, Juan Jiles y Cecilia González, nos dan la bienvenida y  nos cuentan un poco sobre la historia de esta mítica casa, en cuyo pasado convergieron grandes personajes de la literatura latinoamericana como Gonzalo Rojas, Pablo Neruda y Eduardo Galeano. Es aquí donde también habita uno de los nietos de Elena Caffarena, destacada feminista chilena e impulsora de los derechos políticos y civiles de la mujer en los años 20’.

    Una larga historia familiar.

    Por años, la casona de la Hacienda Los Poetas ha pertenecido a la familia Jiles-Pizarro, la cual se relacionó estrechamente con el movimiento cultural, poético y político del siglo XX. Juan Jiles nos cuenta que su abuelo, Jorge Jiles, conoció a Elena Caffarena en la Universidad; ambos estudiaban derecho y terminarían siendo los propulsores de reuniones intelectuales en la casona. “En más de una oportunidad Pablo Neruda estuvo acá, compartiendo con mi abuelo. Y muchos poetas más… Pablo de Rokha, Winett de Rokha, que era una gran poetisa. Y así, había un ambiente de intelectuales ligados al lugar, después eso como que se difuminó. Vino el Golpe Militar y todo eso se cortó, se quebró”, recuerda Juan.

    Sin embargo, los escritos y dedicatorias aún se conservan en “el comedor de los poetas”, lugar donde Revista Más Región pudo disfrutar junto con un delicioso almuerzo casero, preparado a cocina a leña por Cecilia González. Juan, por su parte, recuerda a doña Elena Caffarena, quien también fuera amiga de la célebre poetisa elquina Gabriela Mistral. “Era una mujer maravillosa, muy buena abuela. Uno dice ‘Ah, era feminista, entonces era pesada’, y no. Era muy chora, entretenida, culta, siempre enseñando y muy discreta. No era una persona que llamara la atención. Era tranquila, de bajo perfil, una persona muy interesante, firme y generosa”.

    Enclave de reliquias históricas

    Al recorrer la Hacienda Los Poetas es imperdible la visita al oratorio dedicado a San Antonio de Padua. También son recomendables las caminatas por senderos de eucaliptos y cipreses que esconden en su rocas los vestigios de la cultura Molle, donde se pueden observar petroglifos (uno de ellos, llamado “El Orejón”).

    La hacienda incluye una capilla que fue construida en 1737 y que es una de las más antiguas de Ovalle. Antiguamente, se realizaban fiestas religiosas, donde se reunía gente de la zona para celebrar bautizos, matrimonios y primeras comuniones. “Hacían ferias con productos de la gente de acá: vendían peras, venían personas que hacían artesanías y dulces. Era toda la mañana del domingo, hasta la tarde”, recuerda Cecilia.

    La capilla actualmente se encuentra cerrada; sin embargo, a veces se realizan algunas ceremonias religiosas en su interior. Ejemplo de ello es la “Fiesta de la lluvia”, que con éxito ha congregado a familias de la comunidad para pasear al santo de la Iglesia y provocar, mediante este rito, la caída de precipitaciones en la zona.

    Un paraíso para el turismo rural

    En las 400 hectáreas que anidan a la Hacienda se pueden encontrar pinos centenarios y/o escuchar el gorjeo de distintas aves. Es un lugar de ambiente bucólico y silencioso, perfecto para ir a relajarse y desconectarse de la contaminación urbana. “En mirar el cielo se ve todo. Es una cosa maravillosa salir a caminar, subir un cerro y ver el atardecer, como el sol se va poniendo, los colores hacia la costa, hacia la cordillera. Es hermosísimo”, señala Juan.

    Hoy, la hacienda está abierta para quienes quieran conocer y disfrutar de su historia y naturaleza. Cuenta con dos cabañas, c/u equipada para 4 personas (con chimenea a leña, cocina y living – comedor) y también dispone de habitaciones de época y catres antiguos. La estadía incluye desayuno de la casa, y se garantiza un pasar ameno por la hacienda, donde los huéspedes podrán compartir juegos de mesas, poesías, e innumerables historias. O incluso –como destaca Cecilia- participar y disfrutar de las actividades que comúnmente ellos realizan en el hogar.

    “Pueden alimentar a las aves, ovejas, acarrearlas o recoger piñones en el bosque, que sirven para alimentar la estufa donde nos abrigamos todos. Tenemos bicicletas, son 400 hectáreas de secano que la gente puede recorrer. Y en tiempo de invierno aparecen distintas especies de flores nativas, que se aprecian fácilmente”, invita, afable y sonriente, doña Cecilia.


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.