• “Proyecto Dominga”:Ambientalistas se movilizan por potencial daño al ecosistema en Punta de Choros

  • “Proyecto Dominga”:Ambientalistas se movilizan por potencial daño al ecosistema en Punta de Choros

    APU_3321

    El “Carnaval Guanaco” realizado a fines de enero recordó el movimiento de resistencia que ha generado el proyecto minero de la empresa Andes Iron, el cual instalaría un puerto a sólo 20 kilómetros de la reserva nacional. Conversamos con un biólogo especializado en ecología aplicada sobre los potenciales efectos.

    Una antigua polémica ambiental que promete crecer en los próximos meses se vive en la comuna de La Higuera ¿El motivo? Allí se evalúa instalar el proyecto minero-portuario Dominga, que contempla la extracción y procesamiento de mineral de hierro -con cobre como principal subproducto- y la instalación de un puerto de embarque en el sector de “Totoralillo Norte”. Sin embargo, su cercanía con la Reserva Nacional de Pingüino de Humboldt ha generado preocupación entre quienes denuncian el potencial daño ambiental que podría provocar en la comuna.

    Los cuestionamientos se deben a que el proyecto -de la empresa Andes Iron SpA- se instalará en un lugar calificado como “reserva marina”, el cual protege zonas de reproducción, caladeros de pesca y áreas de repoblamiento por manejo. El sitio también es calificado por ambientalistas como “hotspot” o “punto caliente de biodiversidad” pues allí existen más de 500 especies producto de un fenómeno oceanográfico llamado “Surgencia”. El proyecto Dominga está siendo evaluado por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) desde el año 2013, aún sin llegar a una resolución definitiva.

     

    El “Carnaval Guanaco” y la oposición a Dominga

    El 30 y 31 de enero se realizó el primer Carnaval Medioambiental por la Conservación (o “Carnaval Guanaco”), cuyos principales objetivos fueron promover a La Higuera como una comuna sustentable y que el Gobierno autorice de manera urgente el “Área Marina Costera Protegida de Múltiples usos” (AMCP – MU). Esta propuesta se trabaja en una mesa de diálogo con integrantes del Movimiento en Defensa Medioambiental (MODEMA) y Sernapesca, entre otros, y busca principalmente la protección, administración, mantención y restauración de los recursos naturales y culturales de las aguas marinas y costeras, garantizando la protección de hábitats y especies vulnerables de una zona y, a la vez, permitir el desarrollo de actividades económicas sustentables (pesca artesanal, ecoturismo, etc).

    Valentina Escuti fue parte de la organización del carnaval y fundadora de “Chao Pescao”, agrupación que lleva alrededor de 8 años trabajando por la conservación de las reservas que se encuentran en Punta de Choros. En base a su experiencia, asegura que en conflictos ambientales lo más importante es que la comunidad se encuentre informada. “Cuando nosotros llegamos (hace 8 años), el MODEMA ya existía, estaba Rosa Rojas y Jan Van Dick y ya sabían todo, se habían leído todos los documentos legales, sabían lo que venía. De ahí nace todo: de una ciudadanía pequeña, con un pueblo empoderado y súper informado. Sin eso, se está un poco perdido”, reflexiona Valentina.

    Amenazas al ecosistema marino

    La empresa minera, en su página oficial, afirma que el terminal de embarque se ubicará donde operó el primer puerto minero de la comuna (a casi 20 kilómetros de la reserva) y que la ruta de los barcos no es parte del proyecto; sin embargo, proponen que éstos naveguen a una baja velocidad, respetando las áreas de manejo y el normal desplazamiento de los cetáceos.

    Pero la realidad puede ser otra. Ignacio Petit Vega, estudiante del programa de doctorado en biología y ecología aplicada (UCN-ULS) y miembro del proyecto Núcleo Milenio “Ecología y Manejo Sustentable de Islas Oceánicas (ESMOI)”, sostiene que hay tres grandes peligros que pueden afectar a la zona. El primero, tiene que ver con el efecto del aumento de la actividad humana sobre la fauna y biodiversidad del sector: “de aquí en adelante se abre la comuna para el desarrollo industrial, vamos a elevar sustancialmente el número de buques que pase por el área, la circulación de todo tipo de embarcaciones”.

    El segundo punto hace referencia a las especies invasoras provenientes de otros lados, que se apoderan y dominan rápidamente el área. “Gran parte de estas especies invasoras viene en el agua lastre de los barcos (agua que utilizan para regular su flotabilidad), postula Petit Vega.

    El tercer punto sería el más importante según el científico y tiene relación con el derrame de petróleo, pues afectaría la riqueza de Punta de Choros. “La corriente de Humboldt va de sur a norte, los muelles estarían al sur de la Reserva Marina, entonces cualquier derrame de material que haya en ese sector, lo primero que va hacer será circular hasta el área y esos 20 kilómetros no serán nada; es un efecto inmediato, físico, de corriente”, lamenta Ignacio.

    Revista Más Región consultó a Andes Iron sobre su versión respecto a los cuestionamientos ambientales que se realizan al proyecto Dominga, sin embargo desde la empresa declinaron responder las preguntas para esta ocasión.


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.