• Montserrat Oliva: “La Danza es un amigo, una consejera, lo es todo”

  • Montserrat Oliva: “La Danza es un amigo, una consejera, lo es todo”

    monserrat

    Participó en los Latinoamericanos de Viña y Santiago, ha sacado segundo lugar como solista y primer lugar en categoría grupal. Este año compitió en el Mundial de Cheer Dance en Orlando con el equipo Elite Dance Center, obteniendo el cuarto lugar mundial en Hip- Hop y Jazz. Hoy es profesora de danza en la Región. 

    En su familia siempre le incentivaron el deporte. “Mi mamá me metió a gimnasia rítmica cuando tenía tres años, vivíamos en Coquimbo y me llevaba todos los días a La Serena a practicar junto a mi hermano en sus brazos”, cuenta Montserrat, que en el colegio bailaba en un taller de Ballet. Tras años de moverse al ritmo de la danza clásica, llegó al Coliseo de La Serena a tomar clases con la profesora Ángela Castro, quien le enseñó jazz y otros estilos modernos. Desde ahí, jamás paro de danzar y su carrera se volvió profesional tras titularse de Licenciada en Danza y Coreografía en la UNIACC. Actualmente la profesora da clases a un grupo llamado Workat y enseña jazz, girly y reggaetón en la ciudad de La Serena.

    La danza es un deporte que involucra movimiento del cuerpo acompañado casi siempre con música. Se realiza como una forma de expresión (a través de los sentidos) y de interacción social, con diversos fines artísticos. También puede mezclar sentimientos individuales o de símbolos de una cultura o sociedad; es una forma de comunicación que se desarrolla a través de movimientos o gestos. Para Montserrat la danza lo es todo: aparte de ser un arte, la considera una terapia, pues asegura que a muchas personas, el baile les ayuda a sanar sus penas.

    “La danza es una amiga, una consejera, es todo. Gracias a la danza me siento una persona felíz y ha sido un puente para conocer a personas muy lindas”.

    Para Montserrat, la danza es su forma de vida.

    La pasión por los movimientos corporales, que siempre van acompañados de música o ritmos, se reflejan en sus alumnos, que no dejan de mostrarse interesados por aprender. Sin embargo, la bailarina  cree que aún hay harto por mejorar en el ambiente regional de la danza. “Hay mucho talento que debe ser pulido para llegar a ser grandes bailarines. También existe vergüenza y miedo, creen que están haciendo el ridículo; superar eso es también saber enfrentarse a la vida”.

    El jazz y sus ramas

    El jazz es un estilo, es una técnica académica -como el ballet-,  pero tiene mucho más movimiento y ritmo. Películas como Flash Dance y Footloose han utilizado este estilo para sus musicales. Del jazz se desprenden otras ramas, entre ellas el Street Jazz o Girly.

    El Girly, como es conocido popularmente entre bailarines y alumnos, es un estilo urbano y que pueden disfrutar hombres y mujeres de todas las edades, emplea técnicas del hip-hop, jazz y funk. Es un estilo técnico con mucho juego de piernas y vueltas refinadas, movimientos rápidos y acrobáticos.

    La danza en la educación

    Montserrat está convencida de que la danza se debería incorporar en los colegios, y así los estudiantes aprendan y logren explicar de manera diferente algunas asignaturas como la fiísica, que puede ser enseñada a través de la danza.. “Me encantaría trabajar en algún proyecto educativo en la región, porque se tiene muy aparte a la danza respecto a la educación. Esto ayudaría a que las personas se atrevan a bailar y no tengan vergüenza de demostrar sus habilidades, o bien, despierten las ganas por aprender a moverse a través del ritmo y música, técnica que trae múltiples beneficios, incluso a nivel cognitivo”, asegura Montserrat. 


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.