• Esculturas públicas de La Serena: “Flores Mágicas” en la mira

  • Esculturas públicas de La Serena: “Flores Mágicas” en la mira

    Flores màgicas

    Indagamos la historia de esta obra de arte público de Federica Matta -hija del célebre pintor surrealista Roberto Matta- que rinde homenaje a Gabriela Mistral en calle Cordovez. Concejal pide su reubicación, por no estar acorde con estilo neocolonial de la ciudad.

    Polémica ha suscitado el eventual traslado de doce espigadas y coloridas esculturas florales instaladas hace nueve años en el centro de La Serena.  La solicitud la realizó el concejal serenense Juan Carlos Thenoux (PRSD), bajo el argumento que la obra “Flores Mágicas”, creada por  la escultora y pintora ítalo-chilena-francesa Federica Matta, no coincide con el estilo neocolonial de La Serena ni con su entorno patrimonial.

    A raíz de la controversia suscitada, el Departamento de Asuntos Patrimoniales de la ciudad inició un estudio para establecer la pertinencia artística, legal y cultural de su actual ubicación, cuyos resultados determinarán si la obra permanecerá o no en el mismo lugar que ocupa desde su instalación en mayo de 2006. 

    Desde Ibiza (España),  la autora -hija del pintor surrealista y Premio Nacional de Artes, Roberto Matta- manifestó su sorpresa por la controversia y sostuvo que quizás era necesario informar sobre el sentido e historia de esta obra.

    POESÍA VISUAL

    “La idea fue usar la poesía visual como acupuntura emocional y espiritual”, dice Federica Matta y comenta  que su obra artística está cargada de simbolismos.  Originalmente, las doce flores (cada una, de cuatro metros de altura) fueron creadas para rendir un homenaje a Pablo Neruda en la avenida del mismo nombre en Montpellier, Francia (2004); dos años después, éstas fueron replicadas en La Serena,  como homenaje a Gabriela Mistral y a la cooperación internacional entre Francia y Chile.

    Matta cuenta que las flores están inspiradas en estudiantes de un barrio vulnerable de Montpellier y que su intención fue acompañar a esos niños hasta su escuela, a través de un camino con poesía visual que los liberara de ideas violentas. “Surgió de ver como unos niños peleaban a pedradas y quise cambiar esa actitud”, explica. Las doce flores representan, cada una, la luz, la paz, los colores, el amor, el silencio, la libertad, la igualdad, la amistad, el mosaico y la estrella de la felicidad. 

    “Recibí una invitación de hacer arte público en La Serena y pensé continuar ese camino de flores iniciado en Montepllier para llegar hasta La Serena, al valle de Elqui, a los piececitos de Gabriela Mistral”, recuerda la artista. En La Serena, la obra pasa por calle Gregorio Cordovez y culmina en la Plaza Tenri, frente al Liceo de Niñas.

    “Las flores no son decorativas. Son emisoras de poesía y conciencia. Puede ser que necesitemos instalar una placa, un banco al lado de cada flor, recordado la historia de cada una de ellas” propone la artista. “Si La Serena las quiere mover, las podemos mover, pero con la misma seriedad espiritual.  Una vez que una artista pone una escultura, tenemos que ver cómo la gente la vive. Para eso puede hacerse un referéndum”.


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.