• Lectura, pensamiento y libertad

  • Lectura, pensamiento y libertad

    Como una perfecta ecuación se perfila la afición por la lectura, un acto que ayuda desde el desarrollo del lenguaje hasta la mejora en las relaciones humanas. La información que se desprende de un texto permite que la persona pueda reflexionar, analizar, recrear, entretenerse, gozar y distraerse. Potenciar el propio pensamiento, la capacidad de establecer relaciones causales y adquirir la tan anhelada comprensión lectora, perfeccionando el vocabulario y la ortografía. Entonces, ¿Qué es lo que se necesita para lograr que las personas podamos ser amigas de los libros? A nuestro parecer, el saber transmitir el mundo de posibilidades que te da el simple acto lector, la capacidad de ampliar horizontes poniéndonos en contacto directo con lugares, gentes, situaciones y costumbres lejanas o no, en espacio y tiempo. Re-descubrir un mundo y abstrayéndonos del propio u otorgándonos explicaciones a diversas interrogantes.  Una vía de escape, de sueños, de especulaciones y finalmente, de conocimiento. La curiosidad de poder adquirir un pensamiento de cualquier tema existente, nos lleva a la creatividad, donde no existen límites y el único resultado posible, es la libertad.

    En la presente edición Revista Más Región, quiere rendir homenaje a la gran Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral, en el mes de su cumpleaños. “Hacer leer, como se come, todos los días, hasta que la lectura sea, como el mirar, ejercicio natural, pero gozoso siempre. El hábito de leer no se adquiere, si él no promete y cumple placer”.

    (Gabriela Mistral, Pasión de leer).


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.