• Clan Cuturrufo: Un legado musical de culto

  • Clan Cuturrufo: Un legado musical de culto

    webcuturru

    Más de dos generaciones inspiradas por la música, con reconocimientos, premios y distinciones, la familia Cuturrufo ha llenado de fervor musical a la Región de Coquimbo, cuna de estos grandes compositores.

    Los hermanos Cuturrufo comenzaron a escribir su historia en la música motivados por su padre, Wilson Cuturrufo, quien empezó a formarse como artista junto a sus hermanos, heredando el ADN musical a sus hijos Rodrigo, Marcelo, Cristián y Carolina. Actualmente, viven en torno a las sinfonías que brotan de su sangre, cada uno aporta a la cultura local con distintos instrumentos y espectáculos.

    En entrevista exclusiva con Revista Más Región, Rodrigo Cuturrufo, nos cuenta que comenzó a tocar guitarra a los cinco años y recuerda su vida rodeada de ritmos, “la forma de comunicarnos era con silbidos totalmente melódicos, además preparábamos espectáculos en la casa, cada quince días hacíamos un escenario con cuatro sillas grandes de totora y ahí nos parábamos a tocar. Carolina cantaba, yo tocaba la guitarra, Marcelo la flauta dulce y Cristián (el trompetista) tocaba bongó”. Esta tradición se conserva hasta hoy y cada vez que logran reunirse, se concentran en un lugar común, familiar y “bien especial, porque esa es la agrupación con la que contamos, el Cutus-Clan como le llaman algunos”.

    La familia musical tiene sus raíces en la Región de Coquimbo, por lo que han dejado una huella cultural en la zona. Hace algunos años formaron el Club de Jazz en la ciudad puerto, similar a lo que hizo Cristián junto a Ángel Parra, quienes dieron un quiebre al a este estilo musical, creando una nueva generación de jazzistas jóvenes, más salvajes, decididos y transgresores.

    De esta forma, Rodrigo piensa que el arte y la cultura es esencial para el ser humano y como familia “tratamos de pasar todo lo que nos toque, alegrías, penas y todo esto lo guardamos musicalmente. La música es la llave para abrir y cerrar nuevas puertas, a la vida y a la muerte nosotros le ponemos música.”  Toda su vida y entorno se describe de esa manera y en la tarima cuando se abren y comparten con la gente, pasión que se refleja en las palabras del músico, “si me dicen que no me puedo subir al escenario porque me voy a morir, prefiero morirme ahí, porque yo nací para eso y es un sentimiento que compartimos todos”.

    Rodrigo, la cultura y el teatro.

    En la actualidad Rodrigo y sus hijas administran el Teatro Centenario, entregando su corazón a todo lo que hacen. Así es como la gente mide el aporte que realizan, por medio de sus aplausos y de la fiel asistencia a los espectáculos. Desde los tres últimos años se han dedicado a estrenos cinematográficos chilenos y europeos, además durante dos años seguidos han estrenado los mejores documentales durante todo el año, con el lujo de tener a grandes directores mostrando sus obras, como Silvio Caiozzi, con Ricardo Larraín y Joaquín Eyzaguirre haciendo pre- estrenos, Orlando Lumber con la película Circo, entre otros. 

    Además, ya con dos discos dedicados a la Virgen de Andacollo, el enérgico músico se encuentra preparando la grabación de otro trabajo musical en su honor. Es que esta reconocimiento obedece a creencias que han heredado, pues Cuturrufo es un apellido Diaguita y explica que es “lo que nos va quedando de las costumbres andinas: la Virgen es la Pachamama, es la Madre Tierra protectora, un punto de luz y equilibrio. Es una pila, un punto de energía”.


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.