• Gabriel Barahona: Montañista y Cicloviajero

  • Gabriel Barahona: Montañista y Cicloviajero

    web

    A los cuatro años ya estaba a 5200 m.s.n.m*, gracias a los viajes familiares  articulados sobre el conocimiento de pueblos originarios y a la conexión con la naturaleza.

    Su padre, vinculado a la geología, ciclista y deportista innato junto a su madre quien  fuese profesora de una comunidad rural cordillerana, planeaban excursiones ligadas al contacto con el entorno y a la relación con las culturas originarias. Su primera travesía fue como mochilero a los 13 años, recorriendo todo el Valle de Elqui y a los 16 años, se integró a “Un techo para Chile” y llegó a ser coordinador de logística en construcción.

    Esta motivación, lo llevó a ingresar a la carrera de Turismo Aventura de Inacap. De acuerdo a esto, el deportista señaló que “mi profesor y amigo, Eduardo Olivier, quién concretó un ascenso al Mont Blanc, fue mi primer instructor y comenzamos a escalar cerros. Tras ejecutar cursos de montañas, escaladas, nieve, rescate y supervivencia,  junto a mi amigo Luigi Zandonai, realizamos un emprendimiento con una agencia educativa llamada “Apu Inti Aventura”, que englobaba las ascensiones a cerros de importancia cultural”, destaca. 

    Trilogía Inca-Diaguita

    Con el grupo de Montaña “Pucará de Los Andes”, con el fin de conocer todos los Pucará y Tambos,  fortalezas o refugio de protección que ocupaban los pueblos nativos en la montaña, formaron una ruta de escalada. En este sentido, el deportista destacó que “con ellos completamos la trilogía inca-diaguita que son los tres santuarios de altura principales en la región. Cerro Las Tórtolas, Cerro Doña Ana y Cerro Quebrada Seca”, enfatiza.

    Cicloviaje por las estrellas

    Recorrió todas las comunas de la región en su bicicleta que incluía un carro donde transportaba elementos vitales para su viaje.  Planificó una ruta que se rompía en cada kilómetro por la versatilidad del camino y los cambios del trayecto, al recordar su “Pedaleo por las estrellas” en alusión a la ruta regional.

    La Conaf (Corporación Nacional Forestal),  le entregó apoyo  por su entrega y método de  “no dejes rastro”, es decir,  hacer un recorrido sin realizar un impacto negativo en la naturaleza. En ese momento, le ofrecen cruzar la bicicleta a Isla Damas, transformándose en la primera bicicleta en cruzar las seis millas náuticas y pedalear los 2,5 km. del sendero en la isla. No dejó nada por conocer.

    ¿A qué subimos a la montaña?

    Para Gabriel,  la montaña es una fiesta, no sirve para alimentar el ego, es para el goce del alma. La montaña es una torta y la cumbre es la guinda. Todos queremos comernos la guinda,  pero para ello, hay que comerse la torta. Rebanada tras rebanada, paso a paso. No hay que apurarse, no importa el lugar que llegaste, pero participar es vital. Emocionarte y sentir la montaña. Eso es aventura.


    error: El Contenido protegido, propiedad de másregion.