• Fuerte de Coquimbo “Lugar histórico de belleza patrimonial, estética natural y leyendas de tesoros”

  • Fuerte de Coquimbo “Lugar histórico de belleza patrimonial, estética natural y leyendas de tesoros”

    fuerteweb

    Está ubicado al final del puerto de Coquimbo, es de fácil acceso y está abierto todo el año. La entrada al recinto es gratuita.

    I

    r al encuentro de este lugar es remontarse a siglos anteriores, se puede entender que es un lugar con una estética muy particular, por su ubicación entre cerros. Precisamente, Cerro del Carmen frente a Punta Pelícano domina la entrada de la bahía. Fue construido durante la segunda mitad del siglo XVII, cuando los corsarios a bordo de sus galeones navegaban por las costas del norte de Chile. Sin duda, es una reliquia con una especial unión entre la historia por el vínculo y arraigo marítimo de Coquimbo.  

    Junto a  las leyendas del cuantioso tesoro del corsario inglés, Francis Drake, navegante y explorador, quien habría llegado a la ciudad puerto en el año 1578 en su nave “Goleen Hind”. Lo que ha constituido la perspectiva pirata del puerto coquimbano.

    En este sentido, el Fuerte de Coquimbo, según Patricia Cáceres, Encargada de Planificación y Proyectos de la Municipalidad de Coquimbo, se  vincula en términos históricos – recreacionales con el mar a través de la unión de otro atractivo. Al respecto, señaló “Esta relación se  refiere al galeón o los cuatro galeones que hoy navegan y entregan una entretenida experiencia de aventura e historia en el mar, apoyados por piratas y corsarios. El espacio cuenta con una vista privilegiada y única en la zona”, indica.

    Fortaleza actual

    Hoy en día, el fuerte Lambert, es paso obligado de visitantes, turistas, estudiantes y fotógrafos. Es innegable su hermosa vista a la bahía y sus privilegiados miradores. Los paseos familiares, son una excelente opción, por su preciosa vista, un café del fuerte que abre en temporada estival y un lugar amplio de esparcimiento en este fuerte es una excelente opción. 

    En cuanto a este punto, Patricia Cáceres, dice que “se visiona en el corto plazo como un atractivo turístico complementado con servicio gastronómico, show-room de artesanías típicas en cuero de pescado, zona de escalada profesional Boulder junto a un espacio de observación y conservación de la flora-fauna nativa.  Además, Fotografía  paisajística, Birdwatching, Espacio de encuentro familiar, Turismo deportivo -aventura, a través de la escalada boulder en la parte posterior del fuerte. Un gran lugar para vivir una enriquecedora experiencia que hace y hará del Fuerte de Coquimbo uno de los lugares más visitados en la región por su perfil patrimonial”. 

    En este contexto, el Encargado de Patrimonio del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA), Cristián Contreras,  señaló que “no existe patrimonio sin sociedad, por lo mismo es necesario que las comunidades se apropien de estos espacios identitarios. En este caso, el fuerte de Coquimbo, sigue la lógica de que un monumento sin historia, no soporta el paso del tiempo”, explica. 

    Es por ello, que “la necesidad de que las personas participen en la valoración de sus lugares de patrimonio.  La aproximación de la comunidad en dichos espacios históricos, siempre es una buena noticia, no sólo para éstos, sino para la ciudad y la sociedad en general”, enfatizó.